Lo que el sector arrocero de América Latina le ofrece al mundo


RT14 2 LAmerica1

Hay una ocasión que el agricultor brasileño Geovano Parcianello nunca se pierde. Cada año, viaja 503 kilómetros desde su finca en el municipio de Alegrete hasta la ciudad de Cachoeirinha, en donde se encuentra la estación experimental de arroz más importante en el estado de Rio Grande do Sul. Estar allí con otros mil productores de arroz le brinda la oportunidad a Geovano de conocer nuevas variedades, medidas de control de enfermedades y opciones para la rotación de cultivos —conocimientos que puede aplicar en las 900 hectáreas de arroz que posee.

Un festival internacional de tecnología

Este año el “festival de tecnología” organizado por el Instituto Riograndense de Arroz (IRGA) tuvo una dimensión extra. No solamente vinieron participantes de lugares como Alegrete, Santiago, San Antonio e Itaqui, sino también de 33 países de América Latina y el Caribe (ALC), Europa y Asia, lo que hizo que el día de campo fuera internacional. Los invitados extranjeros eran los 460 participantes en la XII Conferencia Internacional de Arroz para América Latina y el Caribe, llevada a cabo en Porto Alegre, Rio Grande do Sul, del 23 al 26 de febrero.

“Escuchar presentaciones sobre temas como genética, mejoramiento de cultivos, agronomía y cambio climático y visitar las parcelas abrió nuestras mentes a lo que está sucediendo en el sector arrocero, no solo en la región sino en todo el mundo”, dijo Eliécer Araya, presidente de la Corporación Arrocera Nacional de Costa Rica (Conarroz). “Esto también nos brindó una oportunidad de reforzar la red de conocimientos que nos fortalece a todos”.

Llevar el sector arrocero de América Latina a un Nuevo “horizonte de competitividad” —el lema de la conferencia— es un objetivo central para organizaciones como el Fondo Latinoamericano para Arroz de Riego (FLAR) y sus 35 miembros; el Centro Internacional de Agricultura Tropical (CIAT); IRGA y la Empresa Brasileña de Investigación Agropecuaria (Embrapa). La alianza regional también cuenta con el apoyo del Instituto Internacional de Investigaciones sobre el Arroz (IRRI) —el centro de CGIAR líder del Programa Global de Investigación en Arroz (GRiSP)— que cree en el importante rol que esta región puede asumir en las próximas décadas para satisfacer la demanda mundial de arroz.

RT14 2 LAmerica2

Desempeño de escenario mundial

Alta productividad (con algunos países que obtienen rendimientos de hasta 16 toneladas por hectárea), mecanización extensiva, el uso de siembra directa y grano de excelente calidad son algunas de las características clave de la producción de ALC que están llamando la atención mundial. “América Latina tiene enormes recursos de tierra y abundante agua, y su producción de arroz está avanzada técnicamente”, comentó Robert Zeigler, director general del IRRI. “El desafío para esta región es analizar muy cuidadosamente los mercados mundiales y diseñar estrategias que permitan a la producción satisfacer la demanda”.

Joe Tohme, director del Área de Investigación en Agrobiodiversidad en el CIAT, recalcó la importancia de la integración regional a través de redes como el FLAR y el Consorcio Híbridos de Arroz para América Latina. “El Programa de Arroz del CIAT ayuda a que los países en toda la región fortalezcan sus capacidades y logren que su producción sea más competitiva usando los materiales genéticos y prácticas agronómicas que estamos desarrollando con el FLAR”, afirmó Tohme.

De acuerdo con Flavio Breseghello, director general de Embrapa-Arroz y Fríjol: “Las alianzas estratégicas son las que nos pueden hacer fuertes como región. La presencia de científicos asiáticos en América Latina, gracias a GRiSP, los hace más conscientes acerca de nuestras fortalezas y a nosotros más conscientes de las de ellos. Las buenas prácticas de cada continente se complementan mutuamente”.

Los gobiernos nacionales tienen una función importante que asumir en la formación de alianzas estratégicas, explicó Bas Bouman, el director de GRiSP. “El paso a seguir es fortalecer las capacidades nacionales, trabajando lado a lado con los gobiernos y sus programas, y diseñando estrategias que permitan a los países en ALC competir con los más grandes productores de arroz en el mundo”.

Ingredientes de un milagro de producción

“No hay mucho sentido en la investigación sin extensión. Lo más importante es que el conocimiento llegue a los productores —esa es la clave”, aseguró Carlos Pereira, expresidente del IRGA, quien trabaja como agrónomo con la Secretaría Estatal de Agricultura.

El IRGA, con sus 75 años de historia, brinda un buen ejemplo de cómo la cadena de producción de arroz se puede fortalecer. En 10 años, productores en Rio Grande do Sul lograron aumentar los rendimientos promedio de arroz en un 50%. Este milagro de producción fue el resultado en gran parte de un programa de capacitación creado para 100 técnicos del IRGA, así como agentes de extensión de compañías privadas y cooperativas de agricultores.

“Revisamos los conocimientos más recientes de diferentes centros de investigación —CIAT, IRGA, IRRI y universidades— y los llevamos al campo a través de los técnicos”, dijo Sergio Gindri, investigador del IRGA. Fue importante desarrollar mensajes consistentes sobre conceptos básicos, como el control temprano de malezas y el uso de semilla de calidad de variedades mejoradas. Sin embargo, la ruta para que la región de América Latina y el Caribe logre su meta de servir como despensa para el mundo no será fácil”.

“Para posicionarnos en los mercados internacionales, tenemos que resolver temas básicos, como la calidad de semilla; mejorar la infraestructura para las exportaciones y bajar los costos de operación, con el propósito de ofrecer un producto de calidad superior a un precio más bajo”, comentó Eduardo Graterol, director ejecutivo del FLAR. “La meta es poner el excedente de producción en los mercados internacionales, asegurando al mismo tiempo que cada país pueda abastecer con arroz suficiente a su propia población”.

El día de campo internacional de intenso calor concluyó con un banquete para Geovano Parcianello y el resto de los 1.500 invitados, quienes se deleitaron con carreteiro, un plato típico de Rio Grande do Sul, en el que el arroz es, por supuesto, el ingrediente principal —tal como lo es en las dietas diarias de dos tercios de la población mundial.

_________________________________________

Adriana Varón Molina es coordinadora de comunicaciones para América Latina y el Caribe en el CIAT.

Video

Entrevista con Robert S. Zeigler, director general del IRRI, en la XII Conferencia Internacional de Arroz para América Latina y el Caribe, llevada a cabo en Porto Alegre, Rio Grande do Sul, del 23 al 26 de febrero.

Rice Today (Abril-Junio 2015)

RT14 2 cover

  Ver el tema completo